Adaptación de local para comercio

No es la primera vez que alguien me pregunta qué debe hacer para empezar de cero en un local recién construido o que no ha sido previamente reformado como local comercial. Es fácil empezar a darle vueltas al asunto y agobiarnos hasta tal punto que pensemos en abandonar antes de hora, pero la realidad es que no es tan complicado como parece, e incluso a veces resulta más económico reformar un local vacío que no ha sido utilizado previamente que reformar uno que ya tiene instalaciones hechas.

Electricidad y fontanería

Antes de pensar en lo estético o en lo que pretendemos que sea el local, debemos revisar la electricidad y la fontanería. Si es un local de nueva construcción es muy probable que tenga todas las instalaciones en perfecto estado, pero si no es así debemos pensar en cambiar todo antes de que una avería nos obligue a hacer obras una vez hayamos abierto el comercio. En Electricidad.tienda podemos encontrar todo lo necesario para cambiar la instalación eléctrica o empezar una de cero a un precio bastante económico. No te aconsejo hacer esto tú mismo, a no ser que sepas previamente lo que hay que hacer, pues la instalación eléctrica no es algo sencillo y has de conocer muchos pormenores antes de meterte a tocar cables, pero si conoces a algún profesional que pueda ayudarte te recomiendo buscar los suministros en esa tienda online que he citado, pues las grandes superficies como Leroy Merlin o Brico Depot tienen los mismos productos a precios más elevados. El tema de la fontanería ya es diferente, porque empresas como Jimten o Hidroten fabrican al por mayor para todas estas tiendas y lo hacen a un precio muy similar.

Calefacción y aire acondicionado

Todo dependerá de la zona geográfica en la que residas pero en la mayoría de las ciudades necesitarás instalar un buen sistema de climatización. Ahora bien, estos sistemas tienen un hándicap, y es que si se rompe algo te quedarás sin servicio hasta que un técnico solucione el problema, por eso yo recomiendo tener dos aparatos diferentes, uno para cada época del año. Si se estropea el aire acondicionado en 2017 y no quieres, o no puedes, cambiarlo o repararlo hasta el siguiente verano en 2018, podrás seguir usando la calefacción y viceversa. Lo mejor es este tipo de calefacción por bomba de calor ya que es más fácil de cambiar, reparar y es más económica. Eso sí, intenta buscar algo eficiente, pues en un comercio tendrás el aire acondicionado y la calefacción (dependiendo de la estación del año) encendido durante 8 horas como mínimo, y en estos casos la eficiencia energética sí importa.

Paneles Divisorios o Tabiques

Una vez tengas todas las instalaciones previas hechas puedes empezar a dividir la estancia. Tal vez necesites un área como almacén, o tengas pensado hacer un baño para uso personal así que ahora es el momento. En tema de baños o zonas privadas aconsejo totalmente el uso de tabiques de obra. Ahora bien, si lo que quieres es dividir una estancia para crear zonas en el comercio o incluso instalar algún tipo de probador (en caso de ser una tienda de ropa) te aconsejo los paneles divisorios que son más económicos y los tienes fabricados en diferentes materiales que puedes usar dependiendo de la función que vayan a tener (paneles de cristal, de madera, de cartón, etc.).

Informática

Y ahora ya llega la fase final, o la previa al final de la reforma, pues el tema de la estética y la decoración os lo dejo a vosotros ya que es un tema muy personal en el que tiene más que ver el marketing que otra cosa. Ahora tenéis que “informatizaros”, pensad que en la actualidad todo comercio necesita de un sistema que permita llevar la facturación, el control de stock y, por supuesto, los cobros. Podéis utilizar el método antiguo, pero yo recomiendo tener todo en uno. Este tipo de TPV completo (Terminal Punto de Venta), permite hacer todo lo anterior y mucho más.

Su instalación es muy sencilla pues funciona como cualquier ordenador, así que solo has de tener una toma de luz y una conexión a Internet. Los hay con Wifi, pero yo recomiendo la línea directa, es decir, el cable. Para ello, lo más interesante es que, cuando vayan a levantar el tabique o vayáis a instalar el mostrador, preparéis una toma de Internet justo donde tengáis previsto poner el TPV. De este modo todo será mucho más sencillo.

Y a partir de ahí es todo coser y cantar: algo de decoración, una estética ideada para la venta (marketing) y, por supuesto, unos buenos escaparates de cristal que muestren al público los productos o servicios que vendéis.

¿Veis como no es tan complicado?