La climatización es una de las claves para el desarrollo tecnológico de la industria

Algo tan simple y a la vez tan complejo como puede ser un sistema de climatización industrial puede llegar a ser una de las claves para que la tecnología siga su camino de desarrollo en lo que a la industria se refiere y es que pudiendo tener el control de la temperatura y la humedad en cada momento, podemos tener el control de muchas más cosas de las que nos imaginamos. Un ejemplo claro son las bodegas donde almacenamos el vino en barricas de roble durante un cierto tiempo para que una vez pasada esa espera, podamos sacar de ahí directos para embotellar los mejores caldos que año tras año da el sector vitivinícola de nuestro país y que en parte consumimos nosotros, pero la gran mayoría exportamos. Lo cual también ha de ser bajo unas condiciones de climatización controladas para que lleguen a sus destinos en perfecto estado y listos para ser consumidos por los paladares más exigentes.

Lo cierto es que existen también casos más extremos por la ingeniería que conlleva su instalación, pero si lo pensamos fríamente, tras todo el duro trabajo que lleva diseñar un sistema tan complejo como el que desarrollan los equipos de Fórmula 1 para tener operativos sus túneles de viento, la verdad es que el resultado es verdaderamente increíble. Os hablamos en concreto de un gran edificio en el que todo gira en torno a un ventilador gigante y a unas corrientes de aire producidas por un sistema de climatización artificial gigante y que los equipos utilizan para situar dentro de ellos maquetas a escala de los monoplazas con los últimos avances creados en cuanto a aerodinámica se refiere para así poder comprobar hasta que punto son efectivas esas modificaciones que crean. Al estar la climatización controlada por un sistema informático, las diferentes factorías que cuentan con esta máquina, que por supuesto, no son todas, dado su elevado coste, pueden simular las condiciones de cada uno de los grandes premios de todo el mundial, así como diferentes condiciones atmosféricas, lo cual les otorga un plus de ventaja frente al resto.

Sin embargo, y aunque le podamos dar usos tan técnicos a los sistemas de climatización como el que os acabamos de mencionar, lo cierto es que en el día a día, la industria también utiliza este tipo de elementos, a menor escala. Siguiendo con la automoción, en la gran mayoría de plantas de ensamblaje, la atmósfera está controlada, sin embargo, hay zonas en las que esta protección es especial dado que juega un papel fundamental para que el proceso salga de la forma correcta, os hablamos por ejemplo de las áreas de pintado de vehículos.

Una buena instalación de climatización industrial requiere de expertos ingenieros para diseñarla puesto que de ellos dependerá que llegado el momento funcione correctamente ya que si nos paramos a pensar, en una fábrica en la que haya elementos tóxicos como pinturas, si no contamos con una buena climatización y ventilación, lo más probable es que aguantásemos dentro pocos minutos ya que nos comenzarían a picar los ojos y a marearnos, por lo que el proceso de producción se pararía por completo por seguridad.

Naves industriales, grandes compañías, polideportivos, centros de salud o consistorios… prácticamente todas las edificaciones que nos imaginamos cuentan con este tipo de sistemas de climatización y es que, en algunos casos, como el de ciertas industrias, invernaderos, nodos informáticos o incluso piscinas cubiertas, necesitan obligatoriamente de este tipo de elementos para que se pueda seguir desarrollando la actividad sin mayor problema.

Es por estos motivos por los que os acabamos de mencionar por los que el diseño e instalación de estos complejos sistemas los debemos de dejar en manos de Refrimatiz, una de las compañías más punteras en nuestro país en lo que a climatización se refiere y con la que podemos trabajar con total tranquilidad puesto que también cuentan con servicios de mantenimiento que nos solventarán en un breve espacio de tiempo cualquier avería que se produzca en el sistema.

Los centros educativos, otro de los lugares en los que podemos ver climatizadores

Año tras año nos informan de que el cambio climático es una realidad pero hasta no hace mucho, todavía no nos habíamos concienciado de esto, sin embargo, pocos años después, o lo que es lo mismo, en la actualidad, ya estamos empezando a padecer las consecuencias de este fenómeno y lo vemos en hechos tan simples como que la Consejería de Educación tendrá que invertir solo en la región de Murcia un montante de 18,5 millones de euros para mejorar la climatización de los centros educativosy es que llegados momentos puntuales del año, el calor o el frío que, hasta hace poco se soportaba sin problema, hoy en día ya no, puesto que los picos de temperatura son más extremos, lo cual obliga a mejorar o instalar este tipo de elementos.