Los riesgos de los trabajos en altura

Con la industrialización trajo una nueva de construir debido a que las ciudades tenían una extensión limitada, esta nueva forma de construcción consistió en empezar a construir en vertical en lugar de en horizontal. Es decir, las ciudades empezaron expandirse hacia arriba debido a la limitación de espacio.

Esto se puede ver con facilidad en ciudades como Nueva York, en la que el metro cuadrado alcanza cifras altísimas. Pues bien, Nueva York está dividida en varias islas interconectadas por puentes, y en islas como Manhattan, se encuentran rascacielos muy famosos porque son tan altos que te dejan con dolor de cuello.

Hoy vamos a hablar de los riesgos inherentes a los trabajos en altura, que son aquellos trabajos que se realizan a más de dos metros del suelo. Los trabajos en altura son necesarios porque una vez que se realizan construcciones en altas altitudes, se necesitan realizar tareas de control, mantenimiento, así como reparaciones.

Y aunque todavía estamos esperando robots o drones que nos ayuden a realizar estas tareas, es necesario que profesionales se cuelguen de puentes, edificios o incluso paneles de publicidad. Una de las cosas que no nos damos cuenta los ciudadanos son los riesgos que conllevan ciertos trabajos, y uno de ellos es el de los trabajos en altura.

Se piensa que los trabajos en altura son seguros porque siempre estás atado con un arnés y este está asegurado a un punto fijo. Pero la realidad es que influyen muchos factores que no se pueden controlar como el viento, la estabilidad de las superficies o que haya un fallo inesperado de algún elemento. Con el fin de concienciarnos, hoy venimos a mostrar cuáles son los principales riesgos de los trabajos en altura.

Los riesgos presentes

Pues bien, en primer lugar uno de los riesgos de los trabajos en altura está en la propia mente de cada uno, y es el miedo. No importa si tienes vértigo o no, el miedo a las alturas puede asaltar de repente a un trabajador, ya que cuando se trabaja en altura pueden suceder situaciones que no estaban previstas y que ponen en riesgo a los trabajadores. Por eso, los profesionales están acostumbrados al miedo, y le permite gestionarlo para que no sea un problema.

El principal riesgo es la caída, y no se necesita estar trabajando a una gran altitud para que ésta sea un riesgo. A partir de dos metros ya existe un riesgo elevado en el caso de impacto sin ningún sistema de amortiguación. Esto hace necesario que se realicen evaluaciones de riesgos de los elementos que hay alrededor de la zona de trabajo, como los árboles, escaleras de mano o tejados.

La manera en la que se gestionan estos riesgos con el fin de reducirlos es a través de la aplicación de sistemas anticaídas, que constan de un arnés y una conexión de cuerda, que asegura al usuario ante cualquier tipo de caída. Existen muchos tipos de modos de asegurar, y existe una regulación que los detalla.

Para cada situación existe un tipo de aseguramiento, no hay uno general para todo trabajo. Normalmente son las empresas especialistas en sistemas de seguridad las que los establecen. Por tanto, elegir una empresa profesional y de confianza es vital para la seguridad de los trabajadores.

Existen empresas con mucha experiencia en este sector y que dan confianza a los trabajadores y empresas que necesitan examinar los riesgos y establecer medidas de seguridad. como Workprotect que cuenta con un equipo humano de profesionales altamente cualificados para garantizar el mejor servicio, con más de 15 años de experiencia en el sector.

En conclusión, los ciduadanos de a pie no nos damos cuenta de los riesgos que entrañan algunos trabajos, como los trabajos en altura, que requieren de un examen de riesgos y una aplicación de aseguramientos concretos con el fin de que no haya ningún riesgo. Esto se realiza por empresas especialistas en trabajos en altura y especialistas en soluciones de seguridad a medida.