Mi web emprendedora

Vivimos un momento de mejora económica tras años de dura crisis. Antes de la crisis me dedicaba a las reformas, donde trabaja como asalariado en una empresa. Ahora he tomado la decisión de arriesgarme por mi cuenta. Algo que ha cambiado estos años ha sido la importancia de Internet.

En 2008 teníamos Internet claro está, pero no había tanto volumen de búsquedas a la hora de hacer negocio. Ahora si uno quiere funcionar de verdad y aumentar su volumen de beneficios debe tener una buena web y un trabajo excelente para posicionar la página de tu negocio en Google.

Si quieres lograr estos objetivos debes confiar en profesionales. Todo ello lo tenía claro, lo complicado era saber con quienes debía contar. Vale, te pones a buscar en Internet y ves muchísimas agencias de marketing digital que incluyen SEO Y SEM, pero ¿Cuál elegir?

Como no me aclaraba me puse a buscar opiniones y me sorprendió lo que decían de grupoibs.net. Animado por las buenas opiniones contacté con ellos y les dije que era lo que necesitaba para mi web de reformas. Fueron bastante receptivos y eso ayudó sobremanera a que terminara de cerrar el acuerdo con ellos, que finalmente fueron los que me hicieron la web.

Tuve que colaborar con algunas fotos e inspiración para los textos que un redactor los hizo para la web. Al final quedó una web modélica que desde el primer momento comenzó a darme satisfacciones. Si a esto le unimos que me apunté a un curso de Social Media que me ayudó a saber cómo potenciar mi empresa, terminé por celebrar que tuviese la idea de dar el salto de contar con mi propia página.

No sabía si funcionaría

Al principio, aunque no lo creáis, no las tenía todas conmigo. Cuesta poner dinero en algo que no conoces demasiado bien y que sobretodo no te da seguridad de que vayas a ver resultados. Al final, hay que pensar que es una inversión para tu negocio. Lo que debéis hacer es confiar como hice yo en una empresa seria y de la que haya buenas opiniones de sus clientes.

El mundo del diseño web está sujeto a las tendencias y también tienes que tener en cuenta que la agencia a la que encomiendes el trabajo lo suyo es que esté a la última. Las webs por ejemplo que se llevan actualmente suelen ser muy limpias visualmente, facilitando la lectura de los usuarios, algo que tendrás que considerar. Algo que ahora ya es obligatorio es que estén optimizadas para dispositivos móviles.

Por lo tanto, tienes que huir de los falsos gurús y confiar en gente que tenga bastante experiencia en el tema. Ya que uno paga, que lo haga por un servicio que merezca la pena y sirva realmente para que puedas conseguir los objetivos que tienes para tu empresa.

Yo desde luego, tengo bastante que agradecer a la marcha de mi negocio a la web, ya que a día de hoy del orden de un 35% de mis clientes, quizás más vienen a través del mundo digital.