Reforma tu jardín para crear un carril de nado

Cuando hablamos de piscinas, seguramente las imágenes más comunes que se nos vienen a la cabeza son aquellas de bañeras de jardín sumamente grandes, anchas y de gran capacidad, esas donde suelen estar los niños brincando y saltando para jugar y pasárselo bien. Pero no todo el mundo al hablar de piscinas requiere lo mismo. Y una de las construcciones más solicitadas en los últimos tiempos es el carril de nado, propia de quienes desean usar la piscina para practicar uno de los deportes más completos que existen: la natación. Para ello, basta con tener un espacio largo en el jardín, ni siquiera de gran ancho, simplemente una larga tira que es muy fácil de ubicar. En Piscinas DTP, que son especialistas en adaptarse a todo tipo de espacios y terrenos para construir piscinas, nos pueden ayudar a escoger el mejor lugar de la finca. Incluso si no es lo suficientemente largo es posible que baste con mover alguna planta o árbol que obstaculice el carril, pero es raro ya que estas construcciones apenas precisan de poco más de un metro de ancho.

Los carriles de baño son una estupenda opción para quienes ven en una piscina en el jardín una forma cómoda de practicar la natación y no desean hacer una gran inversión o no quieren dedicarle los cuidados que una gran piscina precisa. Asimismo, son más cómodos a la hora de taparlos con una lona para que la manta conserve mejor el calor del agua, especialmente durante las horas de la noche, que es cuando enfría. E incluso si deseamos climatizar ese espacio para usarlo durante el invierno, nos resultará más económico.

En Piscinas DTP son líderes en la instalación de piscinas en España y, como decíamos más arriba, son capaces de adaptarse a cualquier espacio y necesidades de sus clientes, creando así un carril que se ajuste a cada jardín para poder nadar tanto en invierno como en verano. Eso sí, tampoco hay que verlo solamente con un carril para hacer deporte, ya con un cierto ancho es posible también usarlo para refrescarse o incluso para jugar, simplemente lo veremos con una disposición diferente a la que estamos acostumbrados.

En la actualidad es una de las construcciones más demandadas. Toda buena casa que se precie cuenta con uno. Y las hay incluso que lo tienen a mayores de la piscina general para toda la casa, ya a veces no es muy compatible usar la piscina para nadar mientras otras personas están jugando, ya que se nos cruzarán durante los largos. Y no olvidemos que su función principal es para practicar la natación.

¿Por qué todo el mundo recomienda practicar natación a cualquier edad?

Quienes dicen que la natación es buena porque se trata del deporte más completo que existe se refieren a que es una disciplina integral. La pueden practicar las personas de todas las edades, ya que no tiene ningún tipo de efecto perjudicial para quien la hace, a no ser que lo haga mal y que dañe su musculatura con malas posiciones. Pero lo cierto es que apenas implica riesgos de sufrir lesiones porque no sufren las articulaciones, en su lugar, aporta grandes beneficios. Como decíamos, tampoco importa la edad, este deporte está indicado para cualquier persona, ya que en esta actividad no influye el peso del cuerpo, debido a que este se contrarresta con la fuerza de flotación una vez metido en el agua.

Para poder hacer un ejercicio regular y que nuestro cuerpo note los beneficios, lo más conveniente es acudir al menos tres veces por semana en sesiones de unos 45 minutos. En cada una de estas jornadas, podríamos quemar alrededor de unas 500 calorías, aunque esto depende de cada cuerpo, del sexo, la edad y también de cómo llevemos a cabo el ejercicio, según la intensidad. Si tenemos la piscina en casa o un carril de baño, nos dará muchísima menos pereza, ya que si vamos desde casa a un polideportivo debemos cambiarnos para ir, al llegar, al salir del agua y al estar de nuevo en casa.

Los beneficios de la natación son muy grandes. Para aquellos, por ejemplo, que tienen dolores o inflamación, la práctica de la natación les ayuda a combatirlos. Esto se debe a que, con la musculatura distendida, las articulaciones de descomprimen y se relajan. También la circulación sanguínea se beneficia de la postura que adoptamos en el agua, favoreciendo el riego. Además, el esfuerzo requerido para practicar este deporte es pequeño y la frecuencia cardiaca tiende a reducirse. Es por esto que aunque decidamos nadar durante un mayor tiempo que pudiésemos dedicar a la práctica de otra disciplina deportiva, el cansancio no se notará tanto, ya que la intensidad del trabajo es menor y aumenta la resistencia.

Además, es muy recomendable cuando tenemos problemas de espalda como la escoliosis o las hernias de disco. En estas situaciones es bueno preguntar al médico cuál es el estilo que más nos favorece para no provocarnos más daño.

La natación tiene incluso beneficios en el campo psicológico, ya que como el cualquier otro deporte, el agotamiento que causa el ejercicio provoca en nosotros una sensación de relajación conocida como cansancio agradable y que se extiende al campo psíquico. Esta sensación de descanso y de relajación es aún mayor en el deporte acuático, ya que el medio en el que se realiza, el agua, ofrece una inmensa sensación de serenidad.

Los médicos son también muy partidarios de este deporte y se lo recomiendan a un sinfín de pacientes. Lo que sí es conveniente es que cuando el médico nos diga que la natación puede ayudarnos en nuestras dolencias o mejorar nuestra forma física, le preguntemos cuáles son los ejercicios más adecuado dentro del agua o la modalidad de nado que debemos escoger para fortalecer aquella parte que nos ponemos como objetivo o para evitar que se produzca una lesión indeseada.