Suelo radiante: Consejos

¿Has pensado alguna vez en poner suelo radiante? A mí la verdad es que nunca se me había pasado por la cabeza, hasta que un buen día compre una casa en el pueblo y buscando la mejor forma de calentar la casa, me dijeron que era la de suelo radiante. Quizás no sepas en qué consiste, por eso quiero darte unos cuantos consejos.

El suelo radiente funciona con agua a baja temperatura que circula por tuberías instaladas bajo el pavimento. El calor se distribuye de forma uniforme por radiación, calentando de manera suave todo el espacio y ofreciendo una sensación de calidez con un menor coste de funcionamiento. Y viendo como sube cada año el gas, es una gran elección. La verdad es que me recuerda a la gloria que ha habido toda la vida en los pueblos, pero ahora con menos gasto y con mayor comodidad.

De esta manera, el agua fluye a baja temperatura (35-40ºC) a través de los circuitos de tuberías situados bajo el pavimento correspondiente y bajo la capa de mortero. La emisión de calor por parte del agua aporta el calor necesario para calefactar la vivienda. Contraté a la empresa Reboca, que me puso el sistema de tuberías para el suelo radiente y acabé muy contento.

En mi opinión es mejor, porque los sistemas de calentar las casas más tradicionales precisan más calor para calentar las zonas cercanas al suelo porque la mayor parte del aire caliente se concentra en el techo. En cambio con el suelo radiante, cada objeto en la habitación se calienta. El ambiente se mantiene cálido, sin corrientes de aire. A mí cuando me preguntan por este sistema yo siempre lo resumo de la siguiente manera: te permite tener los pies calientes y la cabeza fresca.

Inversión

Si estás pensando en dinero, también te voy a dar unos cuantos consejos. Claro que la calefacción por suelo radiante requiere de una inversión inicial mayor que la calefacción con radiadores, pero es algo que acabar amortizando. Vas a notar que la inversión se rentabiliza más rápidamente.

Creo que es el sistema más cómodo, además cuanto más baja sea la temperatura de impulsión, menos efectos negativos sobre todo en tema circulatorio piernas. Para mantener baja esa temperatura los aislamientos son fundamentales. Todo lo que sea circular agua por debajo de 29º aproximadamente prácticamente ni se nota.

Seguro que te ocurre como a mí, en la casa del pueblo comprobé como después de unas semanas de funcionamiento la caldera estaba en marcha aún menos tiempo, ya que se iba secando la estructura y solera completamente de humedad y la inercia era mayor.

El consejo que yo les doy a mis amigos es que pongan el termostato en 20ºC desde octubre hasta mayo y se olviden de que tienen calefacción. A no ser que te vayas un mes de vacaciones o casos excepcionales, que en ese caso hay que tener más cuidado y consultar otros datos. Lo tengo claro, cuando se prueba el suelo radiante, ya no se quiere otro. Espero haber sido claro y que lo hayáis podido entender, pero si no es así no dudéis en preguntarme cualquier cosa.