Cómo instalar azulejos en el baño

Cómo instalar azulejos en el baño

No siempre es fácil poner o cambiar los azulejos en el baño pero tal ves este tema es más asequible cuando se tienen claros unos determinados pasos y nos organizamos como es correcto.

Para ello es bueno elegir los azulejos que mejor puedan encajarte y seguir los consejos que vamos a darte a continuación, pues de esta forma puedes cambiar el look de tu baño y comenzar a disfrutarlo.

Antes de empezar

Primero debemos entender que además del clásico azulejo podemos optar por otros materiales como el vinilo, que dan el pego y son muy resistentes, para los que no necesitamos demasiados conocimientos. Obviamente no es lo mismo, ni por asomo, pero si queremos hacer la reforma nosotros mismos y no somos muy mañosos puede ser interesante. Del mismo modo, no olvidemos que optar por pintura especial de azulejos también es algo que actualmente está sobre la mesa, y es que este tipo de pintura es muy resistente y puede ayudarnos a dar un aire nuevo a nuestro baño sin necesidad de hacer obra e invertir demasiado en ello.

Ahora bien, si tenemos claro que queremos optar por los azulejos cerámicos de toda la vida, debemos pensar que cualquier mínimo cambio que queramos hacer en el aseo ha de realizarse antes de empezar con esta tarea. Por ejemplo, instalar una mampara nueva, algo que a priori puede parecer sencillo, puede complicarse mucho si no lo tenemos en cuenta. En Mampara Market, donde podemos comprar una gran variedad de modelos de mamparas online, nos explican cómo medir una mampara de ducha o baño para que no tengamos dudas.

Y una ves tengamos todo eso claro, podemos empezar con la tarea real de instalar nuevos azulejos o cambiar los viejos por otros más modernos. Vayamos por pasos:

Medir el baño

El primer paso es seleccionar el modelo que más nos puede gustar, una vez que se tienen, hay que medir el baño para saber cuántas piezas de azulejo vas a necesitar comprar. Para todo esto merece la pena medir el alto y ancho de todas las paredes del baño y pasar a sumarlo.

Una vez dicho esto, puedes restarle el alto por el ancho de lo que vaya a medir la puerta o ventana en caso de que la tengas, dividiendo el resultado por la medida de las baldosas que elijas, siendo el resultado de las piezas que vayas a necesitar.

Hay que añadir un 10% de baldosas que así compensarán los azulejos que debas cortar o por si en el transcurso de la instalación se pueda romper alguna de las piezas. No olvidemos que cada fabricación dispone de un calibre o tono diferente, por lo que los sobrantes en los azulejos te van a servir para que en el futuro tengas que hacer las debidas reparaciones y que sean iguales.

Despega los azulejos antiguos

Si tienes azulejos en las paredes del baño, lo mejor es despegarlos con un cincel o martillo, golpeando en los extremos hasta sacarlos, una vez se encuentren fuera, deberás lijar la superficie de la pared hasta que se quede lisa para proceder a alicatar el baño.

Prepara la superficie antes del alicatado

Ya lijada la pared, limpia bien la superficie para que se elimine cualquier clase de polvo o suciedad que quede para que se adhieran mejor las piezas de cerámica. Siempre es bueno que se humedezcan bien las paredes antes de proceder a empezar la instalación.

 Elige el método de colocación

Siempre antes de la colocación hay que elegir la manera en la que los colocarás, puesto que va a ser decisivo para crear diferentes efectos en la habitación.

Prepara el cemento cola

Se tiene que mezclar cemento con agua en las proporciones que indique el fabricante, removiendo la mezcla hasta que logremos la consistencia más adecuada. Hay cementos de bastantes tipos, por lo que adquiere el que más te convenga.

A pegar los azulejos

Comienza a aplicar el cemento sobre la pared siempre con la ayuda de la espátula y una llana alisadora de goma, siempre de abajo a arriba y de izquierda a derecha. Aplica la mezcla en la parte trasera de las baldosas que se vayan a colocar.

Corta los azulejos

Algo que hay que hacer antes de terminar la colocación de los azulejos en el baño es cortar los que queden para la cobertura de los rincones o bordes de la pared o de las partes que puedan necesitarlo como la trasera del váter.

Para ello tienes que marcar con un lápiz la parte de detrás del azulejo por la línea de corte que se quiera, y cortar la pieza con una sierra que tenga la función de corte de azulejos. Hay que colocar las piezas cortadas en los sitios correspondientes.

Colocación de las crucetas

Si quieres que los azulejos pasen a estar rectos y la instalación sea la correcta, lo mejor es colocarlas en las separaciones que hay entre ellos de tal forma que el tamaño de la junta de dilatación vaya a ser siempre idéntico. Para ello se debe elegir el tamaño de la cruceta dependiendo del tamaño de la junta.

Pasta de rejuntado

Una vez se coloquen todo en tu baño, debes esperar el tiempo de secado que recomiende el fabricante, que será del orden de 20 minutos. Para ello quita las cruceras y comienza a preparar la pasta de rejuntado siguiendo las instrucciones del fabricante.

Para ello deberás aplicar la pasta resultante con la llana alisadora, recordando siempre repartir el material con movimientos amplios hasta que se completen bien todas las juntas. Para terminar, con la ayuda de la llana alisadora cuando haya quedado limpia, se debe quitar el producto que sobre.

Limpiar la superficie

En cuanto esté seca la pasta de rejuntado, hay que limpiar la superficie ayudándose de una esponja húmeda hasta que se retiren la totalidad de restos del productos. Mientras se hace, lo mejor es presionar ligeramente las piezas para que se terminen de adherir. Así es como se alicata un baño y se colocan los azulejos.