Conoce todos los cuidados que necesitan las superficies de metal

Conoce todos los cuidados que necesitan las superficies de metal

Existen muchas industrias que trabajan con muchos equipos de metal, porque son bastante resistentes y tienen una increíble durabilidad. Sin embargo, esto no escapa de que si no se le da el mantenimiento correcto estas superficies sufran los estragos de la corrosión.

Pero, no solamente las empresas tienen en su mobiliario y equipos instrumentos elaborados con este material, si no también los tenemos en casa y tampoco están exentos de sufrir de los efectos de este proceso, que al final es totalmente natural.

Ahora bien, ¿Sabes que es la corrosión? ¿Por qué afecta a los metales? ¿Cuáles son los cuidados que se le deben aplicar para mantener los equipos en perfecto estado? Todas estas interrogantes y un poco más podemos explicarlas gracias a una visita que hicimos a los expertos profesionales de Stocknet quienes nos hablaron de esto muy amablemente y nos contaron todo lo que debemos saber y siempre tener presente.

Iniciamos primero respondiendo sobre que es la corrosión, su definición y los diferentes tipos de corrosión que existen. Sigue leyendo.

¿Qué es la corrosión?

La corrosión no es más que el deterioro de las piezas de metal que se produce a causa de algunas reacciones químicas en relación con el medio ambiente. Esto tiene que ver tanto con el tipo de metal como con el ambiente en el que se encuentre la superficie. Un dato importante e interesante que se debe saber es que todos los tipos de metales pueden corroerse, no existe ninguno que se escape de esto.

Sin embargo, existen algunos metales que, aunque igual se corroen, son menos propensos a hacerlo, también se puede decir que son más difíciles de que se puedan corroer, además estos metales son escasos en la naturaleza y son: la plata, paladio, oro y el platino y como otro dato interesante, esa es la verdadera razón por la cual estos materiales tienen un alto valor económico y el motivo por el que se emplean para la elaboración de utensilios y artículos para el hogar.

Ya que tenemos claro el concepto de lo que es la corrosión, es el momento de conocer sobre los diferentes tipos que existen.

Tipos de corrosión

Existen muchos tipos de corrosión, pero a efectos de lo que nos interesa, mencionaremos los más importantes y comunes.

  • Corrosión general: es la manera más frecuente en la que un metal se corroe y tiene que ver con diferentes reacciones químicas y el ambiente en donde se encuentra la superficie del metal. Sin embargo, teniendo conocimiento sobre esto, se puede prevenir de forma satisfactoria.
  • Corrosión localizada: tal como su nombre lo indica, este tipo de corrosión suele darse solo en determinadas áreas de una superficie de metal y a su vez se puede clasificar en tres tipos de corrosiones: corrosión por picadura que es la que se observa como especie de unos agujeritos y generalmente les ocurre a metales como el acero inoxidable; la corrosión por hendidura que es causada por la acumulación de ciertos líquidos y afecta principalmente a las empaquetaduras y por último la corrosión filiforme que es causada por el agua que se encuentra debajo de las pinturas, lo que con el tiempo puede generar que se produzca un debilitamiento de la estructura.
  • Corrosión galvánica: es un tipo de corrosión que sucede cuando dos tipos de metales diferentes entran en contacto, generalmente mediante un líquido, como por ejemplo el agua salada, es un proceso de corrosión bastante lento.

Estos son los tipos de corrosión más comunes con los que vamos a encontrarnos en una superficie de metal. No obstante, como comentamos con anterioridad, esto se puede prevenir siempre y cuando se le den todos los cuidados necesarios que en realidad no son para nada complicados de acuerdo a todo lo que nos dijeron en Stocknet a continuación:

Todos los cuidados que necesitas para prevenir la corrosión en las superficies de metal

Una cosa importante que no se puede dejar de lado es que la corrosión de superficies es un proceso totalmente natural, pero que podemos evitar y ralentizar si le aplicamos los siguientes cuidados:

  • Si los equipos de metal que vas a emplear necesitan estar a la intemperie, lo ideal es que optes por elegir aquellos que sean de aluminio o acero inoxidable, ya que ellos son los que poseen una mayor resistencia y durabilidad.
  • Uno de los cuidados más importantes que debes saber para evitar la corrosión es que debes procurar mantener las superficies de metal totalmente secas, al hacerlo, se está creando un ambiente apto para que la corrosión no aparezca y la superficie pueda perdurar durante mucho más tiempo.
  • La humedad es una de las principales causantes de la corrosión, así que una buena forma de proteger las superficies de metal de esto, es haciendo uso de barreras de humedad, como por ejemplo des humificadores y productos cuyo principal propósito sea el de mantener fuera la humedad.
  • Aunque estemos hablando principalmente sobre la corrosión de las superficies metálicas, es de suma importancia que también se haga un mantenimiento de los lugares en donde se almacenan los cables de electricidad u otros cableados porque si no se le aplican los cuidados correspondientes se pueden ver afectados por la corrosión llegando a generar diversos y preocupantes problemas.
  • Otro cuidado importante para evitar la corrosión en las superficies de metal es la de hacer uso de recubrimientos de grasa, en el caso de que se deba hacer una limpieza de algunas herramientas sobre esta superficie, los aceites lubricantes tienen la función de protegerla de los efectos de la corrosión.
  • Cada cierto tiempo realiza una limpieza general de todas las superficies de metal, en el mercado se pueden encontrar diversos productos que son especialmente diseñados para proteger las superficies de los estragos generados por la corrosión.
  • Y por último otro método bastante efectivo para prevenir y evitar la corrosión es la de hacer uso de pinturas especializadas para estas superficies de metal. Eso sí, antes de que se vaya a aplicar esta pintura es de vital importancia que la superficie se encuentre totalmente seca.

Siguiendo todos estos cuidados, podrás observar detalladamente como todas las superficies de metal que tengas serán menos propensas a sufrir este proceso natural o al menos se producirá de forma más lenta el proceso natural de la corrosión.

Otro aspecto importante que es necesario tener en cuenta, es que existen diversos productos especializados para tratar los diferentes tipos de corrosión que mencionamos con anterioridad y de los que hablaremos en otra oportunidad.

Ahora que tenemos bien claro todo sobre la corrosión, sus tipos y los cuidados que se le deben aplicar a las superficies metálicas para que tengan una mayor durabilidad; te damos algunos consejos para antes de que empieces a realizar la limpieza de las superficies de metales.

¿Qué hacer antes de realizar la limpieza de una superficie de metal?

Lo primero que debes tener en cuenta es que dependiendo del tipo de superficie que vayas a realizar, debes considerar algunos aspectos, tal y como te lo contamos a continuación:

  • Si la superficie que vas a limpiar está elaborada en aluminio, lo primero que debes hacer es retirar el polvo, posteriormente se puede proceder a realizar la limpieza con un producto jabonoso bien sea con un paño húmedo y en el caso de que se requiera lavar un artículo de cocina, como una olla, por ejemplo, lo más recomendable es dejarla en agua caliente y esperar que liquido vaya desprendiendo poco a poco la suciedad.
  • En la actualidad muchas personas y empresas han optado por adquirir equipos elaborados en acero inoxidable. Algunas veces los productos para estas superficies son costosos o complicados de encontrar, pero, se puede limpiar con aceite de oliva y el resultado es excelente, siendo que las superficies quedan como nuevas.
  • Una buena alternativa para mantener limpias las superficies de metal es hacer uso de productos abrillantadores, la forma de aplicarlos es bastante simple y generalmente vienen con paños especializados que no dañan ni rayan la superficie metalizada para que las superficies se vean brillantes todo el tiempo.

Así que ahora puedes proteger y limpiar todas tus superficies de metal de forma simple y sencilla con estos consejos para que siempre estén brillantes y para que el proceso natural de corrosión sea más lento.

Antes de despedirnos, te recordamos que la corrosión no es más que el deterioro de las superficies o piezas de metal causado por reacciones químicas y el medio ambiente en donde se encuentra. Es algo totalmente natural, pero que se puede prevenir y también ralentizar ¿Cómo? Simplemente aplicando algunos de los consejos que te contamos con anterioridad: evitar que la superficie se encuentre húmeda, retirar el polvo, y revisar cada cierto tiempo que no tiene hendiduras, entre otros. Asimismo, al momento de elegir equipos o elementos elaborados con este tipo de material metálico, procura siempre que sean de aluminio o acero inoxidable, porque son los que más tardan o son menos propensos a corroerse.