Los pasos esenciales para emprender una reforma en casa

Old And New

Reformar la casa puede resultar una bendición o un suplicio. Al igual que cualquier cambio en nuestra vida o nuestra rutina, la reforma del hogar es un paso por lo general necesario e ineludible cada cierto tiempo pero que, por otro lado, implica una importante serie de incomodidades a lo largo del proceso. Encargarle la tarea a profesionales contrastados como Reformas Martí, expertos en reformas integrales, o la determinación con la mayor exactitud posible de presupuesto y fechas de finalización, son alguna de las recomendaciones facilitadas por la Organización de consumidores y usuarios (Ocu) con el fin de evitar la aparición de engorrosos problemas que, como decíamos, conviertan esta iniciativa positiva en una auténtica tortura china.

El primer punto para conseguir la reforma ideal, libre de preocupaciones, es contar con quien pueda llevarla a cabo a la perfección. Es decir, profesionales cualificados y con buenas referencias de su trabajo. Según la Ocu, es imprescindible que, además, cuenten en su desempeño con un seguro de responsabilidad que les cubra en caso de accidente. El cliente, no obstante, también debe cerciorarse de que su seguro del hogar le ofrece respaldo en caso de daños en la vivienda o en la comunidad de vecinos derivados de la obra en cuestión. En cuanto a los costes necesarios, conviene consultar primero a varias empresas y solicitarles a cada uno a de ellas un presupuesto detallado, en el que se desglose cada partida en particular –albañilería, fontanería, electricidad, pintura, los materiales, etcétera-. Para ello, por supuesto, se ha de conocer con exactitud aquello que se les va a solicitar. De esta comparación se podrá extraer un baremo a partir del cual iniciar las negociaciones para el contrato de alguno de ellos, pudiendo obtener rebajas y ajustes de precio en alguno de estos apartados descritos. Por otro lado, el posterior pago de una entrada, por lo general destinado a la compra de los materiales necesarios para la reforma, no debe superar un tercio del presupuesto estimado. Dentro de esta inversión, hay que sumar las licencias y tasas municipales, así como el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, que se calcula con el 4 % del presupuesto global. No todas las reformas necesitan una licencia de obra menor. En algunas es suficiente con un acto comunicado, pero bien vale curarse en salud y acudir a informarse al ayuntamiento. Si se trata de una reforma que requiera licencia de obra mayor –las que afecten a la estructura del inmueble, la fachada o elementos comunes, impliquen un cambio de uso o una variación en las dimensiones del inmueble-, el propietario debe presentar ante la autoridad municipal competente un proyecto con la firma de un arquitecto colegiado.

Sea como fuere, la factura final deberá incluir el Iva. No solo porque el pago en negro atenta contra la ley y contra la hacienda pública, que al fin y al cabo es dinero de todos, sino porque contar con esta factura completa puede dar acceso a deducciones fiscales y ayudas públicas, al mismo tiempo que establece un marco legal a partir del cual se pueden formular las respectivas reclamaciones en el supuesto de que los resultados de la obra sean insatisfactorios. 

En este sentido, recuerda la Ocu, existen líneas de ayuda aportadas por las comunidades autónomas y  promovidas por el Ministerio de Industria y el Instituto para la Diversificacion y Ahorro de la Energía (Idae), destinadas a sufragar la renovación de elementos domésticos relacionados con el gasto energético y la sostenibilidad medioambiental como la caldera, el aparato de aire acondicionado, los electrodomésticos o las ventanas. Por su parte, el Ministerio de Fomento y de nuevo las comunidades autónomas conceden ayudas económicas para viviendas con más de doce años de antigüedad que emprendan reformas destinadas a eliminar barreras arquitectónicas e impulsar la accesibilidad de los edificios, contribuyan a incrementar la superficie útil del espacio, mejoren el aislamiento técnico y acústico, promuevan la eficiencia energética y, en aras del ahorro ecológico, renueven las instalaciones de agua, gas y electricidad.

En cuanto a las deducciones fiscales, el portal www.madrid.org señala que “a nivel estatal se suprime a partir de 1 de enero de 2013 la deducción por inversión en vivienda habitual. No obstante, podrán continuar practicando esta deducción aquellos contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad a 1 de enero de 2013 para la realización de obras de rehabilitación de su vivienda habitual, siempre que estén terminadas antes de 1 de enero de 2017”. Para ello, los requisitos exigidos para estas deducciones en la declaración del IRPF son 

  • Que las obras hayan sido calificadas o declaradas como actuación protegida en materia de rehabilitación de viviendas, según la normativa vigente.
  • Que tengan por objeto la reconstrucción de la vivienda mediante consolidación y el tratamiento de las estructuras, fachadas o cubiertas y otras análogas y que el coste global de las operaciones de rehabilitación exceda del 25% del precio de adquisición si se hubiese efectuado ésta durante los dos años anteriores a la rehabilitación, o en cualquier otro caso, del 25% del valor de mercado que tuviera la vivienda en el momento de la rehabilitación.
  • A estos efectos, se descontará del precio de adquisición o del valor de mercado de la vivienda, la parte proporcional correspondiente al suelo.
  • Que el contribuyente hubiera satisfecho cantidades para la realización de obras de rehabilitación de su vivienda habitual con anterioridad a 1 de enero de 2013 y que las obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.
    antes de 1 de enero de 2017. 

 

Por otro lado, uno de los grandes dolores de cabeza de las reformas en casa -las cuales muchas veces suelen comportar un ‘exilio’ temporal-, es su alargamiento indefinido. El contrato de obras, donde también figurará el presupuesto definitivo, debe fijar un plazo determinado para la consecución de la reforma, así como una penalización económica que grave cada día de retraso.

Deja un comentario