Muebles de acero.

Muebles de acero.

El acero es fuerza. Acero inoxidable implica higiene y protección ante la corrosión de elementos químicos. El acero se lleva empleando desde hace décadas en la construcción de muebles. En sectores como sanidad, veterinaria, laboratorios o restauración, estos muebles metálicos se han convertido en algo casi imprescindible. También son interesantes en la decoración de interiores, tanto en domicilios como en instalaciones comerciales. Aportan un aspecto funcional y moderno. La versatilidad de este material hace que tenga multitud de usos.

El acero es una aleación de hierro y carbono. Con una composición de este segundo elemento de entre 0,008 y 2,11%. Se diferencia del hierro, un metal puro, en que el acero es más resistente y maleable. Se lleva utilizando desde el S. I antes de Cristo en la fabricación de armas y de herramientas. Con la revolución industrial se da un salto en su producción y uso. Pasa a ser imprescindible en la construcción, en la fabricación de maquinaria y en infraestructuras.

La abundancia de hierro y carbono en la naturaleza permite que se pueda fabricar a gran escala. Para fortalecerlo más aún se utilizan en la aleación otros metales como el fósforo, níquel, cobre y aluminio; para aumentar su resistencia a altas temperaturas se combina con titanio, cromo, magnesio o cobalto; y para aumentar su resistencia a la corrosión se emplea el molibdeno y el wolframio.

El acero inoxidable, el utilizado en la fabricación de muebles, presenta una alta resistencia a la oxidación producida por la exposición atmosférica y la acción del agua, entre otras muchas propiedades del acero inoxidable. La aleación tiene un contenido mínimo de un 10% de cromo. Este mineral tiene alta afinidad con el oxígeno, creando un exterior impermeable que evita la corrosión del metal y le da ese aspecto brillante tan característico. Para protegerlo de la acción de ácidos se incorporan a la aleación mineral como el níquel y el molibdeno. Planchas de otros metales reciben un baño de níquel, cromo o zinc para impermeabilizarlas. La diferencia del acero inoxidable es que es un metal en sí mismo, por lo que no hay peligro de la capa externa se deteriore, siempre sigue manteniendo sus características.

La maleabilidad del acero posibilita que sea laminado en planchas de distinto grosor. Su elasticidad permite que se doble y se le dé forma sin producir roturas, ni fisuras. Se puede cortar sin problemas, y pulir y troquelarlo antes de realizar un tratamiento posterior. Según Davinmet, empresa especialista en fabricaciones metálicas como estas estanterías de acero inoxidable para hostelería y otro tipo de mobiliario para laboratorios, cocinas, etc. estas características hacen que el acero inoxidable sea ideal para la fabricación de muebles, incluso a medida. Estos son los sectores en donde más se emplea.

Sanidad.

La superficie del acero inoxidable es impermeable a los microorganismos. Quedan en la superficie y no son absorbidos. Algo que sí podría suceder con un mobiliario de madera o conglomerado. Limpiándolo con una bayeta desechable y desinfectante se eliminan fácilmente. Con ello se mantiene un estado de higiene adecuado, en un ambiente que por sus características tiende a concentrar una alta cantidad de virus y bacterias.

Este material se utiliza para fabricar mesas de trabajo, estudio e intervención médica. Así como en los armarios y cajoneras donde se guardan la medicinas y el instrumental. En el sector sanitario, la limpieza y desinfección en profundidad, manteniendo un espacio aséptico, es una cuestión vital. El acero inoxidable permite realizar estas tareas como ningún otro material.

La limpieza es clave en los laboratorios. Hay que eliminar residuos microscópicos de pruebas anteriores que puedan contaminar el análisis que se está realizando. De ello depende, en gran medida, la fiabilidad del mismo. El personal utiliza para su trabajo medidas estrictas de seguridad como guantes, gafas y mascarillas. Esa seguridad también debe estar presente en el mobiliario. De ahí la utilización de estos muebles metálicos.

En el sector veterinario la higiene profunda es un aspecto importante. Después de inspeccionar a un animal en una consulta, pueden desprenderse agentes patógenos que pueden afectar al siguiente, aunque pertenezca a otra especie. Las mesas de auscultación e intervención, así como los muebles de almacenamiento de material, son metálicos como en un centro médico para humanos.

Hostelería.

Los electrodomésticos de una cocina industrial están fabricados con acero inoxidable: la cocina, la campana, las cámaras frigoríficas, el lavavajillas, la freidora, el corta fiambre, etc. no es por casualidad. Permiten una fácil y eficaz limpieza. Por eso es importante utilizarlo en el mobiliario de trabajo; mesas, armarios, repisas.

En una cocina se genera una gran cantidad de grasa y residuos alimenticios. Es necesario trabajar con superficies que utilizando un desengrasante, un desinfectante y unos trapos o bayetas se puedan limpiar con facilidad. No solo al finalizar la jornada, sino a lo largo de ella. De ello depende la salud de los trabajadores y evitar posibles intoxicaciones alimenticias en los clientes.

La encimera de barras con mucho trasiego, como las de las cafeterías, suelen estar hechas con acero inoxidable. Permiten su limpieza rápida con un solo gesto. Por eso es recomendable que muebles de almacenamiento debajo o detrás de la barra sean de este material. Para las mesas y sillas de una terraza también se utiliza este tipo de acero. Resisten los efectos de estar en la intemperie, incluso en las condiciones atmosféricas más desfavorables.

En la hostelería se tiene cada vez más en cuenta la decoración y el diseño. El aspecto de cara al público es un reclamo que atrae clientela y hace más agradable el servicio. Eso no debe entrar en contradicción con el empleo de materiales que favorecen la limpieza y desinfección.

Uso industrial.

Gran parte de los bancos de trabajo y expositores de herramientas están fabricados en acero inoxidable. El metal soporta el impacto de golpes y la caída de productos químicos que se utilizan en la producción.

Cuando se trabaja con motores es frecuente que se acumule grasa o vertidos de productos viscosos como aceites. Hacen falta superficies en los que se pueda eliminar para evitar posibles accidentes. La limpieza y el orden son básicos para trabajar con comodidad.

En actividades en las que se emplean pegamentos, disolventes y tintes es importante trabajar sobre un mobiliario en el que se puedan limpiar los restos que se producen de su uso. En muebles de madera, los tintes y pegamentos quedan adheridos, y muchas veces son absorbidos por el mueble. Esto dificulta su limpieza y reduce su vida útil. Si las superficies están recubiertas o fabricadas con algún tipo de plástico, el empleo de disolventes y otros productos de limpieza los va erosionando.

En tareas donde se corta o fresa metal, es recomendable hacerlo sobre superficies metálicas donde se puedan recoger las virutas y polvo que se genera.

No solo es interesante que el acero inoxidable esté presente en bancos y estructuras que se utilizan para determinadas tareas, los muebles de almacenamiento donde su guardan herramientas, productos y materiales es útil que estén fabricados en acero inoxidable.

Decoración.

Encontramos el acero con frecuencia en las patas o estructuras de sillas y mesas. En el armazón de las camas. En los marcos de puertas y ventanas. En barandillas, tanto interiores como exteriores. En lámparas. En estanterías. El acero está más presente en nuestra casa de lo que a simple vista se puede imaginar.

Es un material muy versátil, que permite una gran cantidad de usos tanto en exterior como en interior. En el exterior se caracteriza por su resistencia a la intemperie y en el interior por ofrecer un acabado pulido, suave y elegante. Permite un fácil mantenimiento. Es resistente, tiene una gran durabilidad, no es corrosivo; no se oxida ni deteriora con el agua y otros productos químicos; y es higiénico, no absorbe ni retiene las bacterias. Además, es un producto sostenible, 100% reciclable.

Cada vez más decoradores recurren al acero para conformar ambientes. Influidos a uno u otro nivel por el estilo industrial. Un estilo que se caracteriza por incluir elementos propios de la industria en la decoración doméstica y de espacios comerciales. Proporcionan un aspecto moderno y funcional. Adjudicando una función distinta a muebles o elementos con otra utilidad. Por ejemplo, transformar un palé en una mesita de café, reutilizar taquillas o armarios de oficina para otros usos o iluminar nuestra casa con lámparas de naves industriales. En este estilo, el acero ocupa un papel protagonista.

La periodista Marisa Gutiérrez comentó en el periódico El Mundo como el acero inoxidable se ha convertido en un amigo indispensable para lograr un estilo contemporáneo y elegante. Un elemento de vanguardia al que cada vez más decoradores recurren por la posibilidad que da de crear productos únicos y espacios originales. El acero permite construir muebles e instalaciones a medida con más facilidad que otros materiales, de una forma pulcra y con un acabado inconfundible. En seguida se identifica.

Los muebles de acero están presentes en la sociedad. Tanto en los centros de trabajo, donde crean un ambiente seguro, limpio e higiénico, convirtiéndose en algunos sectores en un elemento fundamental, como en la decoración de las casas, donde se han convertido en una opción interesante de explotar.