Pinturas para una residencia

Pinturas para una residencia

Hay muchos aspectos que se pueden decir sobre el color desde una interpretación psicobiológica. Por ejemplo, los azules y verdes son generalmente considerados como de descanso. Y hay muchas asociaciones del rojo como un color de atención – luces rojas, las banderas rojas, etc. Es la llamada cromoterapia, tan importante por ejemplo a la hora de interpretar a nuestro carácter. Muy presente en lugares públicos. De ahí que si quieres pintar algún lugar en el que vaya a convivir gente tengas que tener en cuenta varios aspectos.

Personas que poseen distintas características personales a menudo comparten las percepciones y preferencias de color. Por ejemplo se ha informado que los esquizofrénicos tienen una percepción anormal del color, y al igual que los niños muy pequeños que están aprendiendo a distinguir los colores, por lo general muestran preferencia por el rojo o naranja.

Según los estudios,  los que pertenecen a las familias del color amarillo y verde son los más adecuados. Esta fuente cromática es extremadamente fácil de mezclar y combinar. Incluso los tonos aparentemente más brillantes forman parte de una memoria biológica que hace sentir a los ambientes con esos colores más agradables, reconfortantes y acogedores. Estos colores hacen que sea más fácil concentrarse y lograr una interpretación equilibrada de la tierra cuando se camina, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que este tipo de usuario normalmente tiene mala visión.

Por ejemplo, la residencia de ancianos San Vital realizó una gran reforma hace años y en estos momentos considera oportuno pintar las galerías  y también se están pintando algunas habitaciones. El color elegido es el tono avellana para aprovechar la luz proveniente de la calle que inunda la residencia  a través de los grandes ventanales y, de esta manera, dar una sensación de confort y calidez. Mi abuela que está allí desde hace dos años, me confirma que le gustan estos colores.

No serán los únicos cambios. En la residencia de ancianos de Madrid se ha completado el cambio de las camas antiguas por camas más prácticas y adecuadas a las necesidades de sus pacientes. Las camas tienen el típico carro elevador eléctrico y mando para poder ajustar la altura del cabezal y del piecero, que hace mucha más cómoda la estancia. Asimismo, las camas se componen de colchón de látex y barandillas para utilizarlas siempre que lo necesiten los residentes.

Ahorro de energía

Uno de los motivos que se han tenido en cuenta para poner en marcha  estos trabajos ha sido el ahorro de energía, trabajar por una residencia sostenible. Y es que ahora mismo hay que tenerlo en cuenta en todos los sectores. Y es que España puede presumir de ser uno de los países con mayor conciencia.

Otro aspecto que se puede hacer es en las ventanas de las galerías  y del salón de actos poner acristalamiento interior en aluminio para no perder calor y aprovechar mejor el rendimiento de calefacción. Algo que aprovecharán los usuarios, pero también la cuenta corriente.

Como puedes comprobar, son muchas las reformas que se pueden hacer en una residencia de ancianos para mejorarla. Espero que este artículo te haya servido de utilidad.