Reformas: un foco de problemas en la actualidad

Reformas: un foco de problemas en la actualidad

Hacer una reforma en una vivienda es algo que conlleva una gran cantidad de cuestiones por parte de las personas que la quieren acometer. Por una parte, hay que ponerse en contacto con empresas que se puedan encargar de ello, buscar las fechas en las que se pueda ejecutar el proyecto y prepararlo todo para que las obras se hagan de la mejor manera posible. Si todo esto se organiza bien, no hay nada que pueda salir mal. Sin embargo, sí que es cierto que, en muchas ocasiones, se producen problemas de todo tipo en lo que tiene que ver con la reforma de una vivienda o en la de un local comercial, ya sea a causa de una mala planificación o por el hecho de que el proveedor no sea profesional.

Cuando llega ese momento en el que nos damos cuenta de que las reformas no se están llevando a cabo de una manera eficaz es cuando llegan los problemas y, como consecuencia, los abogados. Por desgracia, son muchas las familias que se han visto afectadas por la realización de obras imperfectas o que han causado problemas a la propia familia que las ha ordenado o a otras. Los profesionales del Bufete Albanés así nos lo han indicado, poniendo de manifiesto que este es un problema mucho más común de lo que siempre hemos pensado y que, por lo general, genera muchos más problemas de los que la gente cree.

Es evidente que los juicios por este tipo de asuntos se han multiplicado a causa de todo lo que hemos venido transmitiendo en los párrafos anteriores. Y ojo, que las obras de las que se desprenden muchas de las denuncias no son solo de corte privado, aquellas que se realizan en viviendas particulares. Las denuncias de este tipo también llegan a la cuestión pública. Y es que las obras de infraestructuras también ocasionan una serie de perjuicios que son tremendos y que es necesario reparar. ¿Quién no se ha visto afectado por las obras de remodelación de una calle o de una carretera?

Un juicio es la única manera que existe para reparar esos daños y ese es el motivo por el que hay cada vez más gente que contrata un abogado que les pueda defender de cuestiones como de las que venimos hablando. No es para menos. Si no fuera por el hecho de que existe una vía judicial para resolver problemas como estos, muchos ciudadanos y ciudadanas se verían afectados de una manera irreversible por los problemas ocasionados por nuevas construcciones y reformas. Teniendo en cuenta la gran cantidad de molestias que se desprenden de ellas, lo lógico es que se haya podido habilitar una manera de obtener compensaciones por esas molestias o incluso daños que las personas hayan podido sufrir a causa de situaciones así.

Buenas noticias para quien esté deseando acometer una reforma 

El Gobierno parece ser que se va a hacer cargo de muchas de las reformas de edificios que se acometan en España a partir de ahora. Es una noticia positiva porque puede contribuir a que los españoles dejemos las reformas en manos de empresas profesionales de verdad en lugar de hacerlo con entidades que pasan precios baratos pero que no reparan en las molestias que se asocian a dichas reformas.

Por un lado, una noticia que fue publicada en el diario El País informaba de que el Estado iba a hacerse cargo del 100% del coste de rehabilitación de las viviendas, lo que pone de manifiesto que el asunto va completamente en serio y que, desde luego, el Ejecutivo ha querido dar un golpe de efecto para que este asunto se desarrolle de la mejor manera posible y sin que las molestias caractericen a todas y cada una de las reformas que se realizan en el interior de nuestras fronteras.

Por otro lado, y en otra noticia también recogida por el diario El País, se apuntaba que el Gobierno iba a gastar un total de 5.300 millones de euros en la rehabilitación de edificios y viviendas. La verdad es que se trata de una inversión importante y necesaria para la sociedad española y va a generar muchas buenas noticias. La primera es que, por fin, mucha gente va a poder realizar una reforma en condiciones, sin tener en cuenta a empresas de dudosa reputación por el simple hecho de pasar unos presupuestos más baratos. Por otro lado, se va a dar un importante impulso a la rehabilitación de edificios, algo necesario en España dada la antigüedad de muchos de ellos.

Estamos convencidos de que todo lo que hemos comentado en estos dos últimos párrafos va a tener un impacto positivo en la sociedad española. Es algo que, desde luego, nos va a venir bien a todos: a las familias que acometan reformas, a la gente que se encuentre alrededor de esa reforma y a las empresas que sepan ejecutar proyectos como de los que venimos hablando de una manera eficaz. Desde luego, no cabe duda de que tenemos que celebrar la nueva realidad que va a afectar a este asunto. Ojalá que lo que parece ser un nuevo horizonte se convierta en realidad más pronto que tarde.