Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Sácale el mayor partido a tu terraza y disfrútala los 365 días del año con estos consejos.

Seguro que eres de los que piensan que las terrazas son para disfrutarlas en verano ¿verdad? Tomando el solecito, bebiendo una cervecita con tus amigos, descansando mientras lees tu libro favorito…Pero ¿Qué ocurre cuando llueve o hace frío? Tendemos a refugiarnos dentro de casa, abandonando nuestra terraza hasta la primavera o verano que viene.

Esta limitación no debería de existir, ya que las terrazas pueden disfrutarse en cualquier época del año ¿lo sabías?

Pues si aún no me crees, quédate a leer este artículo, ya que en él vamos a darte unos consejos muy útiles para que puedas sacarle el máximo partido a esa parte de tu hogar que puede convertirse en tu próximo remanso de paz los 365 días del año.

¿La terraza sólo puede disfrutarse en verano? Desmontamos ese mito.

Tener una terraza hoy en día es sinónimo de muchas cosas que quizá no se corresponden del todo con su significado; es sinónimo de gastar mucho dinero, de tener un gran espacio, de tener muebles de diseño… Pero ¿Qué es en sí, una terraza?

Según la definición oficial de la RAE (Real Academia Española) una terraza es “un sitio abierto de la casa desde el que podemos explayar nuestra vista”.

En ningún momento se define como un lugar que debe ser grande, lleno de muebles caros o que se pueda disfrutar sólo durante una época del año.

Una vez logramos entender esto, podemos desmontar el mito de que si quieres tener una terraza debe estar estructurada de una manera o usarse para un solo fin ¿verdad?

Las terrazas pueden tener diferentes tamaños y configuraciones, desde pequeñas áreas en balcones hasta amplias plataformas en azoteas o patios. Pueden ser accesibles directamente desde el interior de un edificio o tener su propia entrada independiente. Hay tantas posibilidades y formas de hacerlo, que es imposible encasillarlas bajo un sólo concepto.

Entonces ¿Qué uso puedo darle a una terraza y cuando puedo usarla?

Puede que ahora estés pensando lo siguiente:

“Bueno, no me importa que sea pequeña y tenga sólo una silla y un cojín. Sin embargo, ¿Qué ocurre si vivo en una zona lluviosa o fría y quiero tener una?”

En ese caso, te volvemos a preguntar lo mismo:

¿Es que la terraza sólo está para disfrutarla cuando hace sol? ¡Error! Una terraza puede convertirse en lo que tú quieras:

En ella puedes montar tu propia biblioteca privada, cuidar de tus plantas, convertirla en tu propio gimnasio o tu zona de meditación, también puedes usarla como lugar de inspiración para escribir, trabajar o incluso pintar.

Como puedes ver, a veces, somos nosotros mismos los que nos ponemos limitaciones. Si pensáramos bien antes de usar muchas cosas que usamos a diario, sacaríamos provecho de cada una de ellas para usos bien distintos del que tiene por defecto.

Pues bien, ahora que te hemos dado ideas acerca de cómo puedes usarla durante todo el año para disfrutarla al máximo, vamos a darte una serie de consejos que puedes seguir para combatir el frío, la lluvia, el viento o cualquier incidencia meteorológica que pueda frenarte a la hora de disfrutarla.

¿Cómo preparamos nuestra terraza para combatir las inclemencias meteorológicas?

Una vez te hayas lanzado a la decisión de disfrutarla a diario sin importarte el clima y el uso “convencional” que tiene una terraza en sí misma, vamos a centrarnos en las maneras de cuidarla ante cualquier inclemencia del tiempo.

Para ello, afortunadamente contamos con una serie de elementos que nos pueden facilitar enormemente la vida. Además, debemos considerar usarlos, en cualquier caso, ya que las terrazas pueden sufrir las consecuencias de un mal temporal, con una racha fuerte de viento, una lluvia persistente o una nevada.

Para cuidar nuestra terraza, podemos valernos de los siguientes elementos:

  1. Toldos retráctiles.

Instalar un toldo retráctil o desplegable sobre tu terraza te permitirá cubrir el espacio cuando llueva y recogerlo cuando no sea necesario. Los toldos pueden activarse de manera motorizada o manual.

Están a nuestra disposición en una variedad de materiales y estilos para adaptarse a tus necesidades. Puedes elegir color, diseño e incluso personalizar el tuyo.

  1. Pérgolas.

Las pérgolas son uno de los grandes amigos de las terrazas, y no es de extrañar, ya que proporcionan protección y resistencia contra la lluvia y el viento.

Son estructuras fuertes y pueden proteger tu terraza durante todo el año. Para elegir una, puedes optar por una pérgola con cobertura de vidrio, madera con cristal, policarbonato u otros materiales transparentes que permiten el paso de la luz natural.

Muchas personas eligen instalar cortinas o paneles deslizantes para cerrar los lados de la pérgola en caso de viento o lluvia intensa. Dan para mucho y pueden darle un toque muy bonito a la decoración de tu terraza.

  1. Techos retráctiles.

Si estás dispuesto a invertir en una solución más elaborada, puedes considerar la instalación de un techo retráctil sobre tu terraza. Estos techos están diseñados para abrirse y cerrarse según sea necesario, lo que te permite disfrutar del espacio al aire libre cuando hace buen tiempo y protegerlo cuando llueve.

  1. Paraguas de patio.

Los paraguas de patio grandes y resistentes también pueden ser una opción práctica para proteger una parte de tu terraza del sol y la lluvia. Puedes elegir un paraguas que se ajuste al tamaño y estilo de tu terraza y asegurarte de que esté fabricado con materiales resistentes al agua

No es tan amplio ni genera tanta protección para tu terraza, pero es una solución más económica y más apta para terrazas pequeñas.

  1. Pérgola bioclimática.

La pérgola bioclimática no es una pérgola como otra cualquiera, y es que son capaces de proteger tu terraza incluso de la nieve. También son capaces de regular la temperatura de forma natural, sin tener que usar calefactores ni aire acondicionado ¿no es genial?

Uno de los grandes problemas que se tienen a la hora de instalar ciertos cerramientos en la terraza o el jardín, es la acumulación del calor o humedad. Esto ocurre porque el material de dicha instalación no está preparado para regular correctamente la temperatura.

Por esta misma razón, las pérgolas bioclimáticas pueden ser tu mejor aliado contra las altas o bajas temperaturas, para convertir tu terraza en un lugar ideal los 365 días del año.

¿Quieres ver cómo quedan puestas? En ese caso, échale un vistazo a la empresa Alutecnic Balear SL, ya que en ella podrás ver fotos con las pérgolas instaladas además de muchos más productos .

Eso ha sido todo. Recuerda disfrutar al máximo de tu terraza y protegerla contra el viento, el calor y la lluvia.

Y recuerda, elegir materiales de calidad siempre es la opción más inteligente, ya que lo barato a veces sale caro, así que ¡no escatimes ante la protección de tu hogar y de ti mismo!

Compartir
Facebook
Twitter

Noticias relacionadas

¿Qué es ITE?

Si te has preguntado en alguna ocasión qué es el ITEE, hablamos de la Inspección Técnica de los Edificios con la que un técnico facultativo

Scroll al inicio