Seguridad en la cocina

Seguridad en la cocina

Cuando hacemos reformas en casa y la cocina es uno de los espacios que va a cambiar radicalmente de apariencia, tendemos a centrarnos en lo estético e incluso en lo funcional, pero solo un profesional de la reforma sabrá cómo adecuar las necesidades del cliente a una seguridad básica que ha de cumplirse en toda cocina que se preste. De ahí que sea tan importante contar con verdaderos profesionales: no es lo mismo reformar un salón, que un baño o que un cocina.

Como profesional del sector he llegado a escuchar cosas como: “¿y si no ponemos campana extractora? ¿Ganaríamos espacio para otro armario alto?”, e incluso locuras como “ponme un enchufe aquí (justo al lado del fregadero) porque así puedo cargar el móvil mientras cocino”.  Somos nosotros los que tenemos que abrir los ojos a los clientes explicándoles que no podemos dejar una cocina sin campana extractora o que no se debe poner un enchufe tan cerca del agua para “cargar un móvil”. A veces, la gente, no tiene una visión global de la situación y no es capaz de comprender lo que conllevan ciertas acciones.

Cuidado con las cocinas pequeñas

Normalmente con las cocinas grandes y espaciosas no suele haber problema porque todo tiene cabida: muebles esquineros, armarios, estantes, baldas, torres con horno y microondas…cualquier cosa que podamos querer o necesitar puede tener su espacio perfecto en una cocina amplia, el problema viene cuando la cocina es pequeña y no se puede instalar todo lo que los propietarios desearían tener.

Hay que hacerles ver que hay cosas que son necesarias y que el espacio en el que debe instalarse es inamovible. Por ejemplo, el lavavajillas debe ir lo más próximo al fregadero posible para aprovechar la instalación de fontanería y el horno no debería estar demasiado cerca de para evitar que si, por accidente, un grifo abierto provoca una pequeña inundación, esta no acabe llegando a los enchufes de los electrodomésticos más potentes de la habitación y provoque un cortocircuito que puede llegar a ser realmente peligroso, tanto a nivel de electrocución como a nivel de incendio.

Lógicamente, para evitar estos peligros, hay ciertas medidas indispensables a tomar como asegurarse de que todos los enchufes de la estancia tienen toma de tierra, por ejemplo. Pero aun así, más vale prevenir que curar.

Ahora bien ¿cuál sería un buen diseño en una cocina de pequeñas dimensiones? Para empezar, debemos conocer todas las posibilidades que hay en el mercado. Las placas para cocinar suelen tener unas medidas estandarizadas de 60 centímetros pero también existen algunas más pequeñas que pueden ser fantásticas a la hora de instalarlas en pequeños espacios. Estas placas miden 45centímetros y aunque parezca que ganamos poco, si unimos esos 15 centímetros a la posibilidad de usar electrodomésticos de doble uso como los minihornos, que funcionan igual como horno que como microondas, podríamos hablar de ganar mucho más espacio del que nos imaginamos a priori.

Con respecto al mobiliario ten en cuenta que los muebles estándar es posible que no te sirvan para nada. Necesitas muebles a medida que se adapten a los pequeños espacios así que cambia tu idea de ir a Ikea por otras tiendas de muebles especializadas. Bricohogar en Barcelona o Alvimodul pueden ser buenas opciones.

Algo que también tendrá en cuenta un buen profesional es que en las cocinas pequeñas la necesidad de encimera para poder trabajar es tan necesaria como respirar y por eso, lo lógico, es proponer a los clientes la instalación de baldas o colgadores bajo los armarios superiores. En ellos se puede poner todo aquello que en otro tipo de cocinas suele estar encima de la encimera y que aquí no podemos tener.

Las campanas extractoras han de estar muy buen ubicadas en este tipo de cocinas. Ten en cuenta que cuando el espacio es pequeño, cualquier movimiento de aire podría tirar el humo hacia el lado contrario. Lo mejor es buscar una campana pequeña pero potente.

Seguridad Infantil

  • Nunca dejar a los niños solos en la cocina.
  • No guardar los elementos de limpieza en un lugar que esté a su alcance.
  • Colocar tapas de seguridad en los enchufes.
  • Cuchillos, tijeras, cerillas, encendedores, bolsas de plástico, pinchos, o cualquier elemento peligroso debe quedar guardado y lejos de su vista.
  • Nunca dejar ollas o cazos calientes o pesados cerca del borde de la mesa.
  • Utilizar los fuegos de la parte posterior de la encimera y girar siempre hacia dentro las asas de sartenes y ollas para evitar que puedan cogerlas o chocar con ellas..
  • Si la cocina es a gas, cerrar siempre la llave de paso de gas después de cocinar.
  • Colocar bloqueadores de puertas y cajones para evitar que el niño pueda abrirlos.
  • Desenchufar los electrodomésticos cuando no estén en uso. Una batidora, una trituradora, una tostadora, una cafetera, un exprimidor… cualquiera de estos artefactos puede causar graves accidentes si el niño los pone en marcha sin vigilancia.
  • Al servir la comida, colocar la fuente caliente en el centro de la mesa, donde el niño no pueda llegar, y si puede llegar directamente no colocarla en la mesa.
  • Nunca dejar al bebé en el suelo de la cocina ni tenerlo en brazos mientras estás cocinando.