Soluciones personalizadas y materiales únicos

Soluciones personalizadas y materiales únicos

No hay nada que de más prestigio a un restaurante que el disponer de una buena carta de vinos, y aquí, puede residir buena parte de su éxito o su fracaso. Es una pena, que muchos locales en los que se sirve una excelente comida, hayan perdido clientela por no contar con una carta de vinos actualizada. Pero hay algo más, no es suficiente con contar con un buen vino. Es fundamental saber conservarlo en armarios y bodegas climatizadas, vinotecas o incluso, cavas de vino, aseguran en Vicave, una empresa especializada en mobiliario para conservar y exponer el vino, que ofrecen soluciones personalizadas en función de las necesidades de sus clientes, con materiales y acabados exclusivos, que además de funcionales, son muy elegantes.

Los armarios climatizados, fundamentales para el cuidado del vino

Antes el vino se guardaba en una nevera cualquiera, pero en la actualidad, la mayor parte de los restaurantes que pueden presumir de contar con una buena carta de vinos, cuentan con algún tipo de mueble climatizado, ya que hoy, el hostelero es consciente de que el vino, debido a sus características, necesita unas condiciones específicas para su conservación. Es por esto, que los fabricantes, han visto crecer su ventas en los últimos años.

Los armarios climatizados son ideales para guardar cualquier vino, especialmente para el vino blanco, cava y champagne, que requieren una temperatura de conservación más baja y se suelen servir aproximadamente a entre 5 y 8º C. Son una herramienta esencial en casi todos los restaurantes que sirven vino debido a sus grandes ventajas.

Las ventajas de contar con armarios climatizados en los restaurantes

1. Son fácilmente adaptables a cualquier espacio, o casi, y a las circunstancias económicas concretas de los clientes. Hasta cierto punto, claro está.

2. Se pueden cambiar de ubicación cuando sea necesario, ya que se pueden mover sin ninguna dificultad.

3. Su tamaño, relativamente pequeño, encaja en cualquier parte y además son decorativos.

4. Su funcionamiento es sencillo. Solo hay que enchufarlos y punto.

5. Ss pueden sustituir fácilmente en caso de avería, ya que su precio no es demasiado elevado.

6. Poseen una gran versatilidad y algunos incluso tienen capacidad de adaptarse a diferentes temperaturas.

7. Pueden exponerse los vinos, cuando se trata de vitrina.

8. Pueden encontrarse acabados que encajen con la decoración del local

9. Son estéticos.

10. Tienen capacidad para un gran número de botellas.

Si tienes dudas en cuanto a su utilidad, te diré que sí la tienen, aunque si de verdad se quiere exhibir el vino, serían bueno empezar a pensar en la posibilidad de contar con una cava a medida. El cambio, en este sentido, siempre será bueno. Si quieres mejorar la imagen de tu restaurante, invierte en este elemento, característico de los mejores lugares.

El vino en los buenos restaurantes

El cliente piensa, automáticamente, que se trata de un restaurante elegante y de prestigio, algo que no ocurre tan fácilmente con los platos, la decoración, el diseño, y que solo puede conseguir de la misma forma, la buena atención o el buen servicio. La selección no tiene que ser muy extensa necesariamente, la inversión no tiene que ser alta, a no ser claro, que sea tu deseo tener una súper carta de vinos de nivel y alto precio.

El vino es importante en el restaurante, pero muchos empresarios de la hostelería parece no haberlo entendido todavía. Ten en cuenta que, según las encuestas, para al menos un 25% de los asistentes el vino es muy importante. Es decir, uno de 4. Y si uno de los comensales de una mesa de 4 está insatisfecho, el resto también lo estará.

Una carta bien hecha ayuda a vender, pero nuestro restaurante es un teatro interactivo y los actores deben estar preparados para el papel.

La ley de Pareto

¿Conoces la regla del 80/20 o Ley de Pareto? Según está ley, el 20% de las referencias elegidas para la carta te proporcionarán el 80% de la facturación, y por lo tanto, las camareras y camareros, ha de conocer, al menos, las características del porcentaje seleccionado. Cuando se trata de vinos Premium, no hace falta probarlos para venderlos se pueden vender sin probarlos, pero lo más normalitos, es mucho mejor probarlos antes de venderlos.

Tras la selección de los vinos, es necesario elegir a las personas responsables de venderlas, y seguidamente calcular los márgenes de beneficios deseados. De lo que se trata es de maximizarlos, seamos claros.

Ya lo sabes, elige una buena carta de vinos y tu negocio crecerá como la espuma.