Aislarse del ruido, una nueva demanda en la reforma de los hogares españoles

Aislarse del ruido, una nueva demanda en la reforma de los hogares españoles

Nuestro hogar es la mejor protección en estos tiempos tan extraños que corren. Seguro que eso, con el paso de la pandemia, lo hemos venido aprendiendo. Siempre ha sido importante cuidar de nuestro hogar porque es el lugar en el que más tiempo pasamos y sentirnos cómodas y cómodos. Pero ahora, eso ha sido más importante si cabe puesto que el hogar ha sido el sitio más seguro para evitar el contagio por coronavirus. La verdad es que eso ha puesto de manifiesto que sentirnos a gusto con nuestra vivienda puede ser la mejor manera de conseguir la felicidad incluso en un momento así.

Adecuar el hogar a las necesidades de una persona (si es unipersonal) o de una familia entera es algo que no siempre resulta sencillo. Hay que tener en cuenta un buen volumen de factores y, desde luego, eso ha sido lo que han intentado realizar gran cantidad de familias a lo largo y ancho de nuestro país en el último año. Y no, no estamos hablando de los típicos términos que se suelen relacionar con el hogar al hablar de esto y que son la ubicación o el tamaño). Nos referimos a cosas mucho más concretas.

Un claro ejemplo de lo que os queremos transmitir tiene que ver con las ventanas que forman parte de cualquier domicilio. Las ventanas son elementos fundamentales en cualquier vivienda que se precie por un gran número de motivos. A continuación, os enlazamos un artículo publicado en la web www.pisos.com en el que se habla de cuál es la importancia de estos elementos en el hogar, haciendo especial hincapié en el hecho de que sirven como fundamentales en la conservación de la climatización y la calefacción en una vivienda.

Pero ese no es el único motivo por el que las ventanas son tan importantes para el ser humano. Y es que, además de lo que ya hemos comentado, son claves a la hora de garantizar la luminosidad del hogar, sobre todo en aquellos países en los que el sol no suele ser tan cálido y fácil de ver como lo es en España. Por si fuera poco, las ventanas también realizan una importante labor en lo que tiene que ver con el aislamiento ante la contaminación acústica, que se ha convertido en uno de los principales problemas y peligros de las grandes ciudades españolas.

Un artículo publicado en eldiario.es informaba de cuáles son las consecuencias del ruido para nuestra salud. En él, se asegura que el ruido es el segundo factor de contaminación que más daño hace en toda Europa, en especial a causa de la cantidad de tráfico que se genera alrededor de las grandes ciudades y en su interior. Solamente la contaminación del aire por las partículas finas que provoca la quema de los combustibles fósiles lo puede superar. Y es que no estamos hablando de un asunto que sea moco de pavo ni mucho menos. Estamos hablando de algo muy serio y que merece que tomemos cartas en el asunto.

Ante la importancia que ha adquirido para mucha gente en los últimos años aislar acústicamente a sus viviendas, se han disparado las demandas de reformas en las viviendas, especialmente en lo que tiene que ver con las ventanas. Al contactar con los trabajadores de Replus Zaragoza Centro, hemos sabido que este tipo de necesidades no solo son requeridas en las grandes urbes, donde quizá es más habitual que se produzcan, sino que también hay personas que, viviendo en municipios algo más pequeños, también requieren del reforzamiento de sus ventanas para aislar del ruido a sus viviendas.

Causa de la depresión, el estrés o la ansiedad

El exceso de ruido está detrás de alguno de los problemas que empiezan a ser bastante comunes en la actualidad, como lo son la depresión, el estrés o la ansiedad. Y más ahora que no tenemos tantas opciones de “escapar” de nuestra vivienda a causa del coronavirus si esta está siendo asolada por el ruido. Ahora hay muchas personas que trabajan desde sus hogares y que, en caso de que no los hayan aislado acústicamente, sufren los efectos de todos esos ruidos durante su jornada laboral, convirtiéndose en personas poco o nada eficientes.

Como es evidente, poco a poco se irán adecuando todas las viviendas a estas nuevas necesidades. De hecho, hay hogares que directamente se entregan a sus dueños ya con ventanas que aíslan acústicamente. Esa es una buena noticia y algo que debemos celebrar, porque habrá mucha gente que lo agradezca y a quienes les suponga un avance en lo que a comodidad de vida y a felicidad se refiere. Y eso, en los momentos en los que nos encontramos, la verdad es que vale su peso en oro.