Cómo elegir carretilla elevadora

Cómo elegir carretilla elevadora

Cuando hay que elegir la clase de carretilla elevadora que queremos es normal que aparezcan dudas, ya que es una inversión importante en una empresa, por lo que se puede seleccionar la que mejor se adapte a lo que necesitas. Tomi Maquinaria lleva ya mucho años e este sector y tiene claro que a la hora de optar por una carretilla no podemos quedarnos con unos pocos aspectos, es necesario hacerse más preguntas. Vamos con ellas:

¿Son para usos en exteriores o interiores?

La hay que funcionan con varios tipos de combustible: gasolina, diésel, batería eléctrica o GLP. Los de gasolina y diésel producen humos tóxicos, por lo que no se recomiendan para espacios reducidos.

En la superficie hay diferencias, puesto que las eléctricas se han diseñado para superficies líneas, secas y panas. Las térmicas por su parte, permiten que se usen en superficies planas, como las que tienen irregularidades, tanto fuera como dentro.

¿Qué espacio de maniobra tiene la carretilla?

Hay que saber si se usará en sitios pequeños, entre pasillos o estanterías. De esta forma vas a poder saber elegir la configuración: carretilla retráctil, contrapesada y apiladora.

¿Cuál es el peso y el tamaño de las cargas que manipulan?

Es un punto fundamental puesto que las que pueden manipular más peso cuestan más. Por lo tanto, selecciona la más adecuada a las cargas.

¿Conocer la altura a la que es posible la manipulación de las cargas?

Hay que pensar en las necesidades presentes y futuras, pensando también el tamaño de las puertas, contendedores o estanterías. Básicamente todos los sitios por los que tiene que pasar y llegas la propia carretilla elevadora.

¿Qué tiempo a diario tiene que usar la carretilla?

Todo depende, cuando se use menos de cuatro horas a diario, podemos usar de ocasión reacondicionadas, para ahorrarte el 50% a nivel de inversión. Si la usarás más cuatro horas al día, hay que comprar una máquina.

¿Alquilar o comprarla?

Es necesario pensar la utilización que se le quiere dar, así como el presupuesto con el que cuentas. Estas carretillas son un gran gasto. Debido a ello, a veces lo mejor es alquilarla, lo que supone un ahorro en cuanto a mantener y reparar, pues se incluyen en las contrataciones de alquileres.

Si le darás menor uso, hay muchas ofertas de maquinaria de segunda mano, teniendo en cuenta los años que tendrá la carretilla y lo que se va a usar, además de poder dar con los repuestos y otro tipo de variables.

Consejos antes de alquilar o comprar carretillas elevadoras

Por su gran demanda, hay muchas opciones para la venta o alquiler, o incluso las que se venden, se compran nuevas para utilizarlas en los trabajos industriales o de construcción.

Es posible dar con muchas ofertas de carretillas elevadora de ocasión en la red, de otros precios y los cuales dependen de la marca de la carretilla, tamaño o la capacidad de carga, del tiempo que lleve usándose.

Las carretillas de diversos tipos son muy útiles en el sector de la construcción y las reformas. Son vehículos que cuentan con contrapeso en la parte de atrás y valen para el transporte y apilación de las cargas que se montan sobre tarimas de metal o madera.

Los constructores toman la decisión de alquilar o comprar esas máquinas de medio usado tienen que revisar minuciosamente de estas antes de comprarlas.

Debe verificarse que estén en magníficas condiciones, tanto en el exterior como que el motor funciona bien, así evitarán atrasos en el trabajo o riesgos, tanto para el operador de la carretilla como para quien esté trabajando en la reforma o construcción.

En cuanto a los costes de mantenimiento, las carretillas elevadoras eléctricas son menores que las de diésel, puesto que el desgaste de muchos elementos es menor (aceites, correas o filtros).

Aquí todo va a depender del punto de vista de quien la va a usar y si quiere realmente una nueva o de ocasión.

Al final hay que valorar este tema, algo que no es fácil si no dedicamos el tiempo necesario a penar realmente lo que se quiere hacer y que sea algo práctico. Por eso no puede aconsejarse un modelo fijo en especial. Todo va a depender de lo que vayas a necesitar.