El cuidado de la pintura y los colores de las paredes

228757

Tanto para el profesional que monta un nuevo negocio como para la persona privada que necesita su espacio personal en casa es verdaderamente importante el color que nos rodea, aunque a veces lo pasemos por alto o no lo lleguemos a comprender. En Pinturas Insa se preocupan de ello, de asesorarte, de trabajar los 365 días del año con tal de no dejarte colgado y de dejar siempre su mejor trabajo en la pared de tu hogar, comunidad, negocio e incluso nave industrial.

¿No os habéis fijado que los colores de los colegios e institutos españoles son, en su mayoría, amarillos pasteles o verdes claros? ¿Por qué pensáis que es así? ¿tal vez a lo mejor el gobierno tenía un excedente de esta pintura y decidió emplearla de esta manera? No, no lo creo. Es porque estos colores propician la calma, el sosiego y la atención. Imaginaros por un momento un aula pintada de rojo o de rosa fucsia y los alumnos, tengan la edad que tengan, intentando concentrarse en un examen. Un milagro sería que no estuvieran dando saltos de mesa en mesa si tienen 9 o 10 años ¿no creéis?

Y es que la mayoría de nosotros desconocemos la importancia de esos colores y tampoco nos preocupamos de informarnos a la hora de pintar algo, simplemente elegimos el color que más nos gusta y eso a veces es un error absoluto porque no es el adecuado para el uso que queremos darle a esa habitación.

Por ejemplo, en los hospitales predomina el blanco porque quieren ofrecer una imagen de higiene y limpieza absolutos pero en un jardín de infancia los colores divertidos son los que llaman la atención a los pequeños y los invitan a ir a jugar y relacionarse con sus compañeros.

Imaginaos un banco o una gran financiera pintada de verde fosforito o un restaurante donde todo es gris, sinceramente no creo que ninguno de los dos tuviera demasiado éxito.

Y es que la imagen que ofrecemos es muy importante cuando hablamos de un establecimiento o de un negocio. Debemos tener mucho cuidado con los colores que elegimos porque éstos van a ofrecer una imagen a nuestros consumidores o clientes y a veces podemos estar dando una idea equivocada.

Pero lo mismo ocurre cuando hablamos del hogar. No podemos pintar un salón de rosa chicle si lo que buscamos es calidez y sensación hogareña así como no podemos pintar una habitación dormitorio infantil con colores oscuros por muy elegante que nos parezca. Y el caso es que hay cosas obvias que la mayoría no hacemos pero hay otras mucho más sutiles que desconocemos y no tenemos en cuenta como que el rojo es excitante y pintar, aunque solo sea una pared del dormitorio de este color, puede traernos graves problemas de insomnio y esto lo digo porque lo he visto: un dormitorio elegante, precioso, con paredes marrones claras tirando a crema y una de ellas pintadas en rojo, muy bonita, pero realmente estresante.

Así que ya sabéis, pedid ayuda a un profesional y no pintéis las cosas al tuntún porque puede que metáis la pata hasta el fondo.

Deja un comentario