Las cocinas calefactoras, económicas, funcionales y muy atractivas

Las cocinas calefactoras, económicas, funcionales y muy atractivas

Las cocinas calefactoras clásicas, ya sean de leña y carbón, de gas, de gasóleo o eléctricas, tienen infinidad de ventajas, y además de servir para cocinar, sirven para calentar la casa de una manera económica. Si estás reformando tu cocina y también buscas un sistema de calefacción barato y eficaz, no lo dudes, las cocinas calefactoras son una de las mejores opciones. En las casas rurales son muy comunes, y no es de extrañar, porque son muy prácticas y funcionales. Si todavía no conoces sus ventajas, continua leyendo este post, porque te lo vamos a contar todo, para que puedas decidir por ti mismo, si es la alternativa que más te conviene.

Qué son las cocinas calefactoras

Las cocinas calefactoras son un sistema para cocinar y calentar la casa a la vez, y funcionan por medio de una fuente incorporada a través de la cual circula el agua caliente, que se transmite hacia los radiadores, transportando el calor generado en su interior.

Estos aparatos funcionan con leña, carbón, pellets, pero también las hay de gas y eléctricas. Así se calienta la cocina, el horno y el depósito del agua, además de suministrar agua caliente a la vivienda. Por eso, cada vez son más las personas que demandan una cocina calefactora para su vivienda. Así nos lo confirman en Ambifuego una compañia con más de 24 años de experiencia en el sector de la climatización y calefacción, siendo fabricantes, importadores y distribuidores de cocinas calefactoras, además de chimeneas y estufas de gas, leña, electricidad y pellets. Disponen de una amplia gama de artículos fabricados en Europa y están sujetos a los controles de calidad más rigurosos y son distribuidos por unos 250 profesionales en todo el país. En su amplia exposición, se puede encontrar amplia gama de cocinas calefactoras.

Las cocinas calefactoras también se conocen con el nombre de cocinas económicas y la comida cocinada en una de estas cocinas, sabe mucho mejor. En el caso de las cocinas de leña, permite conservar todo el sabor de los alimentos debido a que la temperatura no es fija, y en el caso del horno, como el calor llega del exterior, los alimentos se cocinan mejor y saben mucho mejor que si se hiciera en una cocina convencional.

Por otro lado, las cocinas calefactoras tienen un enorme atractivo. No se puede negar que son mucho más estéticas que las cocinas modernas y aporta a cualquier vivienda un toque único y muy especial. Ahora que se lleva el estilo retro, puede quedar estupenda con muebles de madera natural y otros detalles antiguos, muebles vintage, los utensilios de cocina colgados de la pared, nevera vintage, colores pastel, encimera de madera, grifo antiguo, isla central de madera, suelo de ajedrez, vigas de madera a la vista, taburetes, despensa, envases para guardar alimentos vintage, tiradores clásicos, vitrinas, carteles vintage, etc. ¿No estás viendo ya la cocina de tus sueños? Las cocinas vintage está hoy súper de moda, serás la envidia de todas tus amistades y todo el barrio querrá imitarte.

Cuando se trata de cocinas calefactoras abiertas, hay que hacer obra en la vivienda, y será necesario contratar los servicios de un albañil especializado que se encargue de la construcción. En caso de elegir una de estas características hay que planificar todo a la perfección, y es mejor si la instalación se hace en una casa en construcción o si ya está hecha la instalación. Las cocinas cerradas ya están preparadas para su instalación, y vienen con paredes y salida de humos. Solo es necesario conectarlas en la cocina.

Las cocinas vintage, con muebles de madera, tienen que mantener una distancia prudencial entre los mismos y la cocina calefactora. De no contar con demasiado espacio, lo mejor es incluir un aislamiento que proteja los muebles del calor de la cocina. En la actualidad, muchas cocinas calefactoras ya vienen con un aislante en las paredes.

Las ventajas de las cocinas calefactoras son innegables, si bien es cierto que presentan ciertas desventajas, ya que parte del calor se pierde por las paredes de la cocina y por tanto, no caliente la casa de manera tan eficiente como otros sistemas de calefacción, sobre todo si se trata de casas grandes. En las casas pequeñas, rinden más. Por otro lado, exigen mantenimiento que requieren.

Ahora que conoces las ventajas y las desventajas de las cocinas calefactoras, tu decides si te convienen o no. Ten en cuenta que si tu casa es muy grande, no te saldrá demasiado rentable.