Las ventajas de las ventanas de PVC

Las ventajas de las ventanas de PVC

¿Cuántas veces te han recomendado que instales en tu casa ventanas de PVC? Y es que hay cosas en la vida que cuando se prueban, ya no se puede estar sin ellas. Recuerdas cuando nuestras madres renegaban del lavavajillas porque “toda la vida se ha lavado los platos con las manos”. Y ahora ya no pueden estar sin él. Pues con esto pasa igual. Cuando se conocen los beneficios que tienen las ventanas de PVC ya no quieres saber nada del resto. Es el momento en el que empiezas a preguntarte, ¿cómo he estado yo tanto tiempo sin ti?

Se estima que cambiamos las ventanas una vez en nuestra vida, debido a su larga duración, así que es una decisión que se debe tomar de forma segura porque nos afectará tanto a nivel económico como a nuestra calidad de vida. Quizás en la primera decisión no optes por las ventanas PVC, sin embargo, en la segunda lo harás. Y comprobarás que has estado perdiendo el tiempo y el dinero con otros materiales. Aparecerán en tu vida las ventanas de pvc blancas o foliadas, estas le ofrecen muchas posibilidades de combinación de colores y texturas, obteniendo desde imitaciones de madera hasta efecto aluminio, como nos indican desde la empresa  Replus.

Ahora vamos a conocer los beneficios que tienen las ventanas de PVC. Y toma nota porque no son pocas.

Resistentes y duraderas

Son mucho más resistentes y duraderas que las ventanas de madera. Y son más aislantes que las de aluminio. Vas a ver cómo se reduce el frío en invierno, mientras que en verano lo mantiene fuera del hogar, reduciendo también el consumo de aire acondicionado. No te puedes hacer una idea de la cantidad de energía que se puede ahorrar si tienes unas ventanas de PVC en casa. Lo vas a notar en tu propio hogar pero también en la factura de la electricidad o del gas.

Ni un ruido en la calle

Seguro que si vives en una ciudad estás harto de escuchar todos los ruidos que se producen en las calles. Ya sea por los coches, las motos, el camión que recoge la basura o las posibles obras que se vayan realizando. Pues bien, otra de las ventajas que tienen las ventanas de PVC es que son un gran aislante del ruido.  Un buen vidrio acústico instalado en una mala ventana, perderá su eficacia. Ya vas a poder dormir por las noches sin ruidos o escuchar tu programa favorito sin que te interrumpa un coche en la escena principal.

No notan los cambios de tiempo

Uno de los problemas que tienen las ventanas antiguas es que notan cómo les afecta el paso del tiempo. Sobre todo los cambios climáticos y los de temperatura. Y más en ciudades norteñas o de Castilla, como Ávila, donde la oscilación térmica es tan amplia. Lo bueno de las ventanas de PVC es que mantienen su estado original de fábrica prácticamente intacto, pese a los cambios que haya fuera.

Mantenimiento

Las ventanas de PVC no necesitan mantenimiento. Son fáciles de limpiar, ya que lo puedes hacer con agua y jabón. Nada más. Así de fácil, además el PVC no es un elemento que pueda ensuciarse con facilidad. Y si vives en zonas con mar, puedes estar tranquilo porque no se pudren y son resistentes a la corrosión y a la erosión salina.

Seguridad

Tener unas ventanas de PVC es como tener una alarma de seguridad. Y es que como los perfiles de PVC tiene un refuerzo de acero interior las hace muy seguras.  Las ventanas tienen sistemas anti palanca para que no puedan ser forzadas por intrusos. Por estos motivos, los famosos atracos a casas que se realizan por las ventanas se vuelven imposibles.

Estéticas

Otra de las ventajas de estas ventanas es que tienes muchas variedades para elegir. Aquí no te tienes que conformar con un único modelo y color. La ventana de PVC en color blanco sigue siendo un clásico, ya hay muchas posibilidades de acabados madera con un recubrimiento especial. Incluso pueden ser lacadas. En tus manos está elegir cuál crees que pueden ir mejor con tu casa.

Hasta aquí las ventajas que puedes tener con las ventanas de PVC. ¿Todavía tienes alguna duda? Pues venga, vamos con la última. No, las ventanas de este tipo no son caras. Sobre todo si pensamos que van a durar para toda la vida, la cantidad de dinero que nos vamos a ahorrar en energía y las facilidades que vamos a tener en todo el hogar.