Pisos tutelados, libertad en la tercera edad

Una manera diferente de cuidar a nuestros mayores se impone con fuerza cada vez más. Se trata de los conocidos como pisos tutelados, apartamentos para mayores, viviendas asistidas, como las que nos ofrecen en Natursoma… y bajo estas denominaciones se trata de describir a una serie de pisos pensados y acomodados para alojar a personas pertenecientes a la tercera edad, asegurando su seguridad, su comodidad y sobre todo el confort de seguir viviendo de manera independiente.

Pues cada vez menos nuestros mayores están dispuestos a sacrificar su libertad y el confort que otorga el vivir de manera independiente sin restricciones de horarios, sin sacrificios de la intimidad y sobre todo sin sentir que ya no son dueños de sí mismos. Nuestros mayores demandan que se les reconozca su derecho al disfrute, y hacerles ver que pueden continuar valiéndose por sí mismos a pesar de entrar en edades avanzadas contribuye de manera positiva a mantenerlos activos vitales y saludables.

Estos apartamentos para mayores suelen englobarse en la mayoría de los casos en edificios y construcciones que en su totalidad se destinan a este tipo de inquilino, con lo que procurarles servicios a través de proyectos públicos o de iniciativas privadas es más fácil. Al tiempo, estar inmersos en una comunidad de vecinos de edades y situaciones similares, e incluso contar con zonas comunes donde potenciar las charlas y los encuentros, puede fomentar de una manera positiva las relaciones sociales de nuestros mayores. Encontrar gente con la que compartir intereses y charlar o tomar café es un elemento positivo a la hora de mantener activa la mente y el cuerpo, al tiempo que evita la sensación de soledad que por diversas razones como muerte de la pareja, distancia de los hijos… pueden sentir muchas personas entradas en ciertas edades.

En muchos casos estos pisos se ofrecen como alternativas en centro especializado en el cuidado de mayores, que a la clásica residencia o centro de día empiezan a sumar esta interesante propuesta. Por ello en muchos casos además podemos demandar una atención especial sobre nuestros mayores aunque estos vivan de manera independiente: tal es el caso de servicios de cocina para asegurarnos que están siempre bien alimentados, con el envío de una persona que les ayude con el tema de la compra, se asegure de que comen de todo e incluso les preparen las comidas; o bien de limpieza del hogar tarea ardua según el estado en el que mucho de nuestros mayores puedan encontrarse, con problemas de reuma, respiratorios, dolores de espalda… mantenimiento del piso ante cualquier posible avería o problema con las instalaciones, e incluso cuidados médicos, con visitas frecuentes para llevarles un seguimiento, especialistas del centro que puedan desplazarse a los hogares para revisiones … a lo que puede sumarse una recepción abierta las 24 horas del día, donde a modo de hotel poder ponerse en contacto con un recepcionista que pueda ayudarnos con cualquier problema que pueda surgir a cualquier hora del día, en definitiva velando en todo momento por la seguridad y el bienestar de nuestros mayores.

Deja un comentario