Reforma de una casa rural

Desde hace muchos años soñaba con lo mismo. Comprar una pequeña casa rural y rehabilitarla a mi estilo. Según pasaban los años vi el sueño cada vez más cerca, y es que con la cantidad de pueblos que están desapareciendo, no es caro conseguir una vivienda de estas características. Claro hay que pensar en que no todo es la vivienda, ya que los servicios (luz, agua, etc) juegan un papel importante y también se tiene que conseguir que llegue a la casa.

La rehabilitación de una casa rural no es tarea fácil, pero sí muy gratificante. La decoración y la iluminación son otra parte importante a la hora de restaurar una casa rural, y además es una parte muy atractiva, donde el ilusionado propietario podrá pasar estupendos momentos escogiendo muebles, colores, textiles, lámparas.

Nosotros mantuvimos la estructura, así que necesitamos un 50% de la albañilería, y que el resto se sustituya. Por tanto, la rehabilitación permite ahorrar respecto a la obra nueva un 42,25% (estructura), más 0,5 x 23,75% (albañilería), es decir, un 54,125% del total invertido en obra nueva. Se trataría de una reforma que, en todo caso, permitiría mejorar la eficiencia energética del edificio antiguo a los estándares actuales. Por suerte cuando se cuenta con buenos profesionales, las cosas suelen salir muy bien.

Cómo ahorrar

Para ahorrar es muy importante tirar de energías renovables. Afortunadamente en mi caso teníamos de energía eléctrica en la finca. Aunque no nos importaría poder diseñar una casa completamente autosuficiente y estamos valorando la instalación de paneles solares o un generador eólico doméstico para generar energía electricidad y conseguir una vivienda autosuficiente desconectada de cualquier red. Algo cada vez más importante.

Donde más cómoda me siento es mi jardín. La mayoría de estas edificaciones cuentan con algún tipo de jardín, patio, porche o incluso finca. Se podrá disponer de un jardín cuidado, aunque es cierto que necesitas de tus horas.

Ahora, por culpa de la crisis, he tenido que alquilar mi casa rural para fiestas de amigos o despedidas de solteros. Al ser para 14 personas y tener piscina es ideal para este tipo de celebraciones, que por cierto, cada vez tienen más enemigos. Yo al contrario, quizás porque he tenido suerte y siempre se han portado muy bien. Aún recuerdo la última. Qué risas. Vinieron todos los chicos disfrazados de socorristas y luchadores. No me quedó más remedio que pedirles el nombre del lugar donde se lo habían comprado. Y me comentaron que eran tan fácil como visitar la web lacasadelosdisfraces.es y comprarlo. Así que para mi próxima fiesta ya sé de dónde saldrán los disfraces.

Por cierto, recordad que no se puede construir en cualquier lugar, ni restaurar casas rurales de cualquier manera; si lo hacemos, nos arriesgamos a que se nos impongan importantes multas, e incluso a que nos derriben la construcción. Así que antes de ponerse manos a la obra, es conveniente consultar en el Ayuntamiento del pueblo si se necesita algún papel o permiso especial. Dicho esto, solo que meda desearos suerte en esta aventura.